Las cosas de Iván Federico

Átomo perdido en la llanura, que me nombró el poeta, nací sin querer y moriré sin poder evitarlo.

воскресенье, 4 сентября 2011 г.

CON LABERINTO, GRACIAS


EL TEMA ERA HABITACIÓN BLANCA 
Y fue culpable de éste mi querida amiga poeta Laverón


Imagen de Tsylord, de Deviantart





Podría serlo, pero no es un laberinto,
es una habitación blanca. Pero lo importante no es que sea una habitación blanca
sino que podría ser un laberinto.Situémonos en él o ella un instante:
De pronto estallan mil recodos (esto ya lo dije)
o se silencian los recodos y de pronto palidece (esto no lo dije).
Situémonos en la habitación laberinto por un instante.
¿Podrías jurar que mientras gasto dedo no está cambiando el color?
¿Podrías siquiera jurar algo, que tu nombre es tu nombre, quizás o quizá?
Al cabo: situémonos en ella o él o ello. 

¿A qué velocidad se puede ir por este espacio cúbico?
Si no está permitido ir más rápido quel pensamiento (por eso escribí quel y no que el)
mejor estar en una habitación roja sin laberinto, o en mi cama, o en la cama de alguién que es la mía
donde duermen dos pero hay tres: Y sí: he de reconocerlo: es laberinto y blanca. 

Pero no es cuadrada.Las habitaciones blancas cuadradas con laberinto deberían estar prohibidas. 

Комментариев нет:

Отправить комментарий

se asoman al espejo