Las cosas de Iván Federico

Átomo perdido en la llanura, que me nombró el poeta, nací sin querer y moriré sin poder evitarlo.

суббота, 27 ноября 2010 г.

Desierto rojo.


CAPITULO 1

Delante, hasta donde alcanzan mis ojos a ver, rojo y ceniza es la tierra, páramo de un paisaje ya cadáver, detrás la casa en pie. Detrás de ésta el mundo. Rojo calizo, yerto, muerto, inerte.

Alrededor: La inmensa nada. Tierra roja que se extiende hacia todos los horizontes 
donde antes estuvo tu casa. el parque, la tienda de electrodomésticos y la panadería
los jardines, las escuelas, la librería de compra venta y el anticuario del hombre rácano,
la casa de citas, la casa de Ramón, de Elena, de tus seres queridos y los míos.
Y, más allá, donde estaban nueva york, bombay, tel aviv, groenlandia, ocurre igual.
Todo, un desierto inerme.  Arena, roca y fuego. 

Se podría decir que el corazón de este desierto es mi casa. 
No me arriesgo a aventurar que haya algún ser humano aún con vida por el mundo
pero si puedo certificar que soy el único que posee una casa indestructible, y conservas en lata,
comida, bebida, medicinas, plantas, armas (ay, nunca se sabe, no, nunca se sabe), entretenimientos,
una mujer hermosa, un niño loco que sonríe y juega y salta, un mundo completamente desolado y rojo
sólo para nosotros.

Dentro, mi mujer calienta el té. Fuera no sabemos si hay nadie. Dentro mi niño juega a la videoconsola o lee.
Fuera no sabemos si hay vida. Dentro yo me arremolino por las noches al vientre de mi amor.
Fuera el amor es polvo sobre piedras rojas, rayos ultrasolares arañando el mundo, violencia
de fuego. Dentro tenemos libros, videos, un piano, tres nombres, somos libres, somos uno.
Somos uno.


CAPITULO 2

Casi nunca me he aventurado a caminar hacia el infinito. Una vez. La primera fue después de la cuarentena,
establecida al azar con el criterio más cauto que tuve a bien aprovechar. Os podría definir todo con una palabra.
Pánico.
Pero os detallaré: Aproveché un día que a saber dónde se había escondido el sol y caminé hacia el infinito.
Con unas provisiones, un buen libro, una linterna y un saco de dormir para las noches (las noches ahora son un monstruo). La brújula me indicaba dónde estaba el sur  pero yo ya había perdido el norte. Justo desde cuando dejé de ver mi casa. Imaginad el pánico, tras caminar tres días, descubrir que el paisaje no cambia. Rayos ultrasolares deformando rocas, ríos secos, cadáveres de bosques, lagos, pueblos. Cadáveres azules y purpúreos por la tarde, amarillos y rojos por la mañana. Negros y fríos por la noche.
La sensación más parecida al terror que he sentido en toda mi vida. 

A los cuatro días había regresado a casa, le conté a mi mujer la situación. Lloramos. Yo me bebí sus lágrimas, ella me agradeció acariciando mi pelo. En cierto modo y casi sin palabras comprendíamos que estábamos sólos en el mundo. Que sólo nuestra casa indestructible ahora existía. Y menos mal por ella que teníamos a Iván. Pequeño niño dulce. Soñador de pasados posibles y remotos futuros. Nuestro hijo.

четверг, 25 ноября 2010 г.

he eyaculado tanto sobre tantas tontas
que ya no sé si tanta o tanto es tonto

Voy a describiros un país con forma de hombre.

Se entra al país por donde se quiere
pero no se sabe por dónde se va a salir,
incluso es muy probable que una vez superada la barba,
las grandes manos, el sexo,
los grandes pies, los ojos de lobo,
una vez traspasados los poros de la piel,
la maquinaria interna,
la mata negra de pelo,
ese pecho que oculta
o ese enorme motor que se oculta en ese pecho,
una vez traspasados los lagrimales,
la oreja, la boca que te habla en fracés,
es muy probable que uno no quiera salir jamás de ese país maravilloso.

En este país vive el pont neuf como los arrabales de malevos,
viven los esperanzas
y los cronopios,
los fama.
Siempre suena Satchmo, y "bird" sobrevuela la plaza mayor
instalada para uso y disfrute de los ciudadanos en pleno plexo solar.
Al entrar al país uno recibe instrucciones de todo tipo,
para llorar,
para dar cuerda a un reloj
e incluso para subir una escalera.
Y hay juegos dibujados por todas partes
y hay piedritas por todas partes para jugar al juego.
De hecho en este país, tan inmenso si uno lo quiere
y que no existe si uno no lo conoce, todo es un juego.
Digamos que realidad, realismo, y crudeza son una tortilla,
un sueño, una fantasía. Y son una tortilla hecha vuelta y vuelta.
Como un sueño, hecho vuelta y vuelta, y una fantasía igual.

Todos los que empezamos a vivir ya hace o hace tan poco en este país
queremos sacar en procesión a empujones con cristos y marías santísimas
al más venerado hombre, al Gran Hermano que Orwell hubiera besado los pies,
al grande, perseguidor empedernido que no sabe lo que persigue hasta la saciedad.
Queremos sacarlo a hombros. Pero... ¿Cómo sacar a hombros a un país entero?

Tendríamos que contratar a todos los titanes de la mitología griega y a los gigantes del quijote.
¿Quién si no podría llevar encima a niñas lloronas que se arraigaron hace ya o hace tan poco a este amor
patrio? Y encima llevar a niños llorones que lloran por niñas lloronas que aman más la barba y el texto que al llorón que las llora. Y encima (de estos, no aparte) llevar a sabiondos con gafas y desgafados y a gafes con suerte y a suertudos con una mala racha. A idólatras. A sabios, a ignorantes, a todo el mundo partícipe de esta patria barbuda. Y encima de estos (no aparte), nosecuantasmiles de ediciones, traducciones, instrucciones, traiciones y perdones, y otras cosas acabadas en ones como legiones, o incluso cojones, dos, y bien puestos, de libros y libros y libros que se apilan a la entrada de cada poro de el país.
Y aun así ni siquiera. Porque este país quiere pasar desapercibido. Y ay... Ya no puede.

Ya ha entrado en el juego visceral e inhumano de la guerra con otros paises.
Ya ha entrado en la historia como el País al que amarás u odiarás sobre todas las cosas.
O bajo todas las cosas.
O al lado de estas.
Y ya le han editado textos que él mismo hubiera usado de mantel para las miguitas.
De no cojea más esta silla.
De higiénico o para el moco.
Y ya lo ha traicionado la historia universal de arte.

Puestos a joder propongo este país como regimen totalitario mundial.
Religión eterna.
Santo suelo.
Nueva Galia y Roma Nueva, Nueva hispania y...

Julio Cortázar, los que van a morir en ti te saludan.

среда, 24 ноября 2010 г.

Ojalá tuviera el día 48 horas para poder leer todos vuestros blogs. Gracias, camaradas.

Carmen Moreno, Sergi Bellver, Charillo, Mago, Rolando, Mishie, Ana Aurora, Miguelón antes conocido como Borisvian, Maquinaria de la nube, De palabra no funciona, Max Estrella, (y estos son pocos, porque el mundo del blog está cargado de genios) Safrika, Reyes dama de sevillano nombre... OS NECESITO. PLATAFORMA PARA INCLUIR NUEVAS HORAS EN EL DÍA PARA PODER LEEROS SIEMPRE A TODOS.

Un abrazo.

Os he dejado a muchos en el camino. No os preocupéis, estáis en mis ojos y en mi mente.
Nunca dejéis de escribir.

Videablarte. La mañana, la tarde aquella.






Jazmín

Paloma presente




Estamos hechos de epístolas


FRASE PERFECTA para esa mañana

Je T´aime, mon amour, mon fauve...





Jazmines