Las cosas de Iván Federico

Átomo perdido en la llanura, que me nombró el poeta, nací sin querer y moriré sin poder evitarlo.

понедельник, 10 января 2011 г.

Bendición de las cuatro paredes del cobertizo del Sr. Vílchez


"Tiempo atrás un sitio plácido eran estas esquinas que me acechan.
Conviví con mis mejores horas aquí, en plena lozanía, con pleno de-
recho. Aquí encontré y perdí mil veces el amor. Entre estas cuatro
esquinas... El mundo supo de un nuevo animal salvaje aquí. Aquí des-
tripé la conciencia del tiempo, pisé todas las esferas de los relojes,
aquí violé a Magdalena dulcemente porque ella así lo quiso y no, a-
quí después me besó y me dijo eternamente y pamplinas así. Aquí
al tiempo Magdalena se vino a vivir. Aquí me hice viejo a su lado.
Aquí cada noche violaba a la Magdalena de dieciséis años, hasta que un
día murió de vieja, durante uno de sus dieciséis años ancianos. Aquí
me quedé sólo. Aquí la casa se hizo más pequeña. Aquí la oscuridad
entró como rayos de materia negra por las ventanas. Aquí los pilares
empezaron a hablarme. Aquí me sangraron los oídos la primera noche.
Aquí me sangran ahora. Aquí Magdalena se presenta como una joven
con el sexo lleno de sangre y una sonrisa que no es sonrisa en la cara.
Aquí las voces de los relojes rotos hacen temblar mis huesos viejos.
Aquí el miedo se ha apoderado de mí. Aquí con un cuchillo me hago
heridas. Una por cada violación de Magdalena. Aquí su risa se oye
estruendosa. Aquí las paredes me aprietan, me asfixian, me hablan,
me dicen date a nosotras. Se piedra fúnebre. Quédate conmigo.

La noche es más oscura que el día oscuro. Lleno de sangre y voces
de ti, Magdalena. Mi dulce. Mi niña virgen.  Recorro estas cuatro es-
quinas como una larga distancia. Un viaje, mientras mi sangre se derra-
ma como un manantial violento. Esa vena no me servía para nada.
Ya estoy contigo, Magdalena. He llegado al final del camino..."

-El resto es ilegible a causa de la sangre - dijo el Padre Pedro.

-Aquí, bendigo estas cuatro paredes y a Magdalena y Jesús les digo:
Iros. Iros de esta casa bendita. Que los relojes del hombre vuelvan
a funcionar aquí.

Комментариев нет:

Отправить комментарий

se asoman al espejo