Las cosas de Iván Federico

Átomo perdido en la llanura, que me nombró el poeta, nací sin querer y moriré sin poder evitarlo.

четверг, 11 ноября 2010 г.

Palabras para Mzejb. Puerto del poeta.

He llegado aquí.
No como quien no quiere la cosa.
Si no porque quería llegar desde que oí
hablar del puerto de Mzejb por vez primera.

Aquí se encuentra todo
lo que siempre he soñado.
Y no hace falta faro para guiar
el barco del poeta, ni aquí hacen falta amarras,
el barco se ata sólo al puerto agradecido.
Así es Mzejb.

Veintinueve giros de peonza
costaron decidirse. Ya ha parado
el giro radical, que arrasa el alma, la paz
es ahora el puerto donde despierto a diario.
Aquí no hay guerra.

Mzejb amanece temprano
porque del puerto de Mzejb
depende en cierto modo el movimiento
de translación y rotación de la tierra.
Yo amanezco con Mjeb, porque es de agradecer
esta amabilidad y este cariño con que me tratan
desde que llegué aquí. Amanezo y le digo “buenos días”.
Y responde “no, a ti, a ti, poeta, buenos días a ti, se bienvenido”.

Amanezco y me aseo,
me arreglo dentro y fuera,
escribo algún poema para el puerto de Mzejb,
soluciono mis cosas, voy buscando mi suerte. Nunca
jamás me vi tan grande y desbocado. También en Mzejb
un río desemboca. Se llama “el río que viene del bosque del fauno”.

Así es Ivan en Mzejb;
feliz como un cachorro
entre cachorros.

Комментариев нет:

Отправить комментарий

se asoman al espejo