Las cosas de Iván Federico

Átomo perdido en la llanura, que me nombró el poeta, nací sin querer y moriré sin poder evitarlo.

среда, 17 ноября 2010 г.

Soneto malescrito que me manda a callar con viento en la cara.

No se por qué este viento, como un crío
entra y revuelve mi sentir paciente.
Y como un crío, sin miedo y muy valiente,
me dice que persista de lo mío,


que si abro mis ventanas entra frío.
Mas si cierro las puertas de mi mente
se que vendrá a mi estancia un frío indecente
que yo no quiero para mí y mi río.


Acabaré estos versos debiluchos.
He de reconocer que son sirocos
pateando mis ventanas como chuchos.

No reconoceré que estamos locos.
Que artistas del hablar siempre hubo muchos
y maestros del callar siempre muy pocos.

Комментариев нет:

Отправить комментарий

se asoman al espejo