Las cosas de Iván Federico

Átomo perdido en la llanura, que me nombró el poeta, nací sin querer y moriré sin poder evitarlo.

среда, 3 ноября 2010 г.

Puedo prometer y prometo.

Prometo no divulgarme vulgarmente.
No quedarme sin alas a las tantas de esta vida.
No ser fatal, tal como fui; fuimos fatales tales como sombras.
Prometo presenciar mi vida. Vi dados que la mostraban trabándose
pero sobreviviré a las cábalas, balas no tan certeras cuando ando mi camino.

Nada. Nada,
este mar te acoge, coge sus perlas,
las han puesto ahí las ostras tras las piedras negras
para que tus manos, pez libre, líbremente las cojan y se sepan sus iguales.
Prometo guardarme uno de cada década -secretos- feroces, roces que pospondré a otros días.
Pero esto que he escrito es crítico. Es clave. Es clavel. Y es rosa. Las flores de mi balcón con tu agua germinarán.

Prometo virtudes, tú des lo que des
no prometas si no puedes después cumplir lo prometido.
Pero déjame prometer, meter la mano en esta urna y sacar cartones con fechas
y horas exactas, que se que debo de boca en boca cumplir mis metas, tasadas con premura y celeridad.
Prometo ser siempre fiel a mí mismo, mis momentos tendré de divagar, di vagar. Yo digo vagar. Vagar perdido.
Di Do. Yo diré Re.
encontrarme.
descubrirme.
animarme.

Комментариев нет:

Отправить комментарий

se asoman al espejo