Las cosas de Iván Federico

Átomo perdido en la llanura, que me nombró el poeta, nací sin querer y moriré sin poder evitarlo.

четверг, 4 ноября 2010 г.

Retales de "El fauno Juan Amapola"

El fauno Juan Amapola se ha despertado debajo del viejo Olmo. Los pajarillos cantan, las nubes se levantan, que si, que no, no llueve. La nieve reina a lo lejos, en lo alto cual ojo inmenso de cuento fantástico. El Olmo habla a Juan -niño pequeño, has dormido toda la noche sobre mi Raiz amante, has soñado primero que eras mariposa azul de pintor simbolista, luego que jugabas en los campos de maiz y tras esto has tenido una pesadilla en la que eras soberano de un bosque en decadencia y despoblado- Juan sonríe, mirando una mosquita volar sobre una hormiga que lleva la comida que esta vez no comerá la cigarra- La cigarra se ha muerto de frío en la nieve, mamá- le dice el fauno Juan, de los Amapola, al viejo Olmo- la hormiga se ha muerto de exceso en la mina- continúa- mas, sin embargo, esta mosquita, mamá, reinará los aires, en un vuelo libre y espontaneo, hasta el momento de su muerte- terminó - que morirá por cierto sobre tu raiz amante.

-Entonces no morirá- le dice el viejo Olmo.

-Mamá- le pregunta Juan Amapola- ¿Por qué no puedo morir?

Y el Olmo sonríe en silencio, y de sus raices levantan el vuelo cuatro o cinco moscas, de nuevo. Juan Amapola huele la mañana. Huele a que se va, del Olmo al fin, a que le toca irse.
Jaume Sabartés como un fauno tocando el aulos- Pablo Picasso

Комментариев нет:

Отправить комментарий

se asoman al espejo