Las cosas de Iván Federico

Átomo perdido en la llanura, que me nombró el poeta, nací sin querer y moriré sin poder evitarlo.

вторник, 21 декабря 2010 г.

Mi chica de California duerme con Unamuno y Herman Hesse y conmigo. 
Se ríe y ama como si el mundo se fuera a acabar. 
Y tiene a Bast dominando su espacio, porque tocó su hombro.

Aparte, nuestros ojos mutan su color cuando estamos juntos.
Los suyos son un círculo gris que encierra uno verde que encierra un marrón casi miel.
Los míos uno gris que encierra un marrón en el que ella se dibuja.

Hemos aprendido a crear universos en nuestros cuellos.

Y mañana nos vamos a tatuar cada uno su pájaro. 
El suyo canta, por fin, despues de siglos.
El mío no para de emitir un ruido al que podemos llamar poesía púrpura.
Aunque el suyo es negro y el mío es verde. No importa.


El secreto está en otro lado.

Комментариев нет:

Отправить комментарий

se asoman al espejo